5 generadores de mapas para escritores de fantasía

Hay pocas cosas que sean tan evocadoras como abrir por primera vez una novela de fantasía y encontrarte con un mapa del mundo, el continente o el país en el que va a desarrollarse la historia. 

Yo, al menos, suelo pararme unos minutos a contemplarlo, para observar los lugares más destacados y preguntarme por cuáles de esos lugares pasarán los protagonistas, y qué tipo de aventuras vivirán en el camino. 

Para las personas que, como yo, no sabemos dibujar, crear mapas de fantasía puede parecer complicado. Sin embargo, existen varios generadores de mapas que puedes utilizar para ayudarte en esta tarea. 

Azgaar’s Fantasy Map Generator, un generador de mapas de fantasía aleatorio

Se trata de un generador de mapas aleatorio, que solo está disponible en inglés. Cuando entras en la web de esta aplicación para crear mapas de fantasía, el programa crea un continente al azar, con sus reinos, ciudades y accidentes geográficos. 

A rasgos generales, su aspecto es convincente. Las ciudades, por ejemplo, se suelen crear junto a ríos y en otros lugares propicios, y el generador de mapas también crea caminos que conectan las poblaciones. 

Su principal problema, no obstante, es que no te da la opción de dar forma a las masas de tierra por tu cuenta. Lo mejor que puedes hacer es pedirle que genere un mapa nuevo, una y otra vez, hasta dar con uno que te sirva. Una vez lo encuentres, puedes usar sus herramientas para alterar el curso de los ríos, la línea de la costa y otros elementos. 

En caso de que tengas tu historia más o menos acabada, sin embargo, no creo que sea la mejor opción. Adaptar un mapa ya creado, lo más seguro, requerirá de un mayor esfuerzo que crear uno de cero. 

Una cosa que sí que me ha gustado mucho de este programa, es que tiene integrado a otro, llamado Watobou. 

Watobou, un generador de mapas de ciudades medievales

El mismo creador de la aplicación anterior, también tiene un generador de mapas de ciudades medievales. Una aplicación que te puede ser de utilidad, ya que diseñar una ciudad no es fácil. 

La mayor virtud de este programa, en mi opinión, es que es bastante minimalista, por lo que te puede ayudar a visualizar la distribución de la ciudad de tu libro y sus elementos más importantes (castillo, avenidas, los barrios, la muralla, la catedral…) y, a partir de ahí, ponerte a escribir. 

También dispone de varias opciones para configurar la ciudad: por ejemplo, puedes elegir si tiene muralla o no, si tiene una fortaleza, si la atraviesa un río o si está en la costa. También su tamaño. El resultado, en general, es bastante convincente:

Lo que más me gusta, sin lugar a dudas, es cómo refleja el caótico desarrollo urbano de la época, con casas muy juntas y dispuestas de forma irregular. Los nombres que aquí aparecen en inglés pueden sustituirse, por cierto, por los que tú quieras.

El principal problema, como su hermano mayor, es que no puedes crearla tú mismo, por lo que no es una buena opción si ya tienes escrita tu historia completa. 

Donjon: una versión más sencilla de Azgaar’s Fantasy Map Generator

Donjon es un conjunto de herramientas que están pensadas para jugadores de rol: incluye un generador de mapas de fantasía, tanto para ciudades como mundos, pero también otras herramientas como un generador de nombres.

Al igual que la que ya he mencionado, los mundos y las ciudades que crea esta aplicación son generados de forma aleatoria. 

A mí personalmente, me parece que quedan mucho más realistas la distribución de los edificios en el generador de mapas de Watobou, pero te dejo un ejemplo del de Donjon para que los compares. 

El generador de mapas de mundo, en general, adolece del mismo problema que Azgaar’s Fantasy Map Generator, al generarse de forma aleatoria. Y tiene un acabado más amateur que el del anterior.

Inkarnate, un robusto creador de mapas de fantasía que puedes usar desde su web 

La más robusta de las herramientas online que he visto es, sin duda alguna, Inkarnate. A diferencia del resto de generadores de mapas, este te permite elaborarlo desde cero, y darle el aspecto que consideres conveniente. 

Además, el programa dispone de una biblioteca de elementos gráficos: hay montañas, árboles, edificios, fortalezas, y muchas cosas más. Si bien existe una opción gratuita, varias funciones y la mayoría de estos elementos que he mencionado están tras la versión de pago. 

Actualmente, Inkarnate cuesta 5 $ al mes, o 40 $ al año. Si solo quieres elaborar un mapa para tu novela, abonar el año entero tal vez te parezca excesivo.

Lo bueno es que, dado que la herramienta está pensada para jugadores de rol de mesa, no estás limitado a crear mapas de fantasía para tu mundo. También está pensado para elaborar los de ciudades, mazmorras… 

Existe una comunidad de Reddit que se dedica a subir sus creaciones en esta herramienta, así como usuarios de Inkarnate que elaboran mapas y los venden u ofrecen a sus suscriptores de Patreon.

Por si quieres ver cómo funciona este generador de mapas, te dejo un enlace a una entrada y tutorial muy chulo elaborado por Jennifer Moraz.

En caso de que vayas a dar al mapa que prepares en Inkarnet un uso comercial (y eso incluye usarlo en el libro que vas a vender en Amazon), es imprescindible que pagues al menos un mes de suscripción.

La versión gratuita, en el momento en el que escribo esta entrada, solo permite usos no comerciales.

Wonderdraft, un generador de mapas de fantasía que puedes descargar en tu ordenador 

Wonderdraft a grandes rasgos funciona de forma parecida a Inkarnate. La diferencia más importante es que este te lo puedes instalar en tu ordenador y que, una vez has pagado los 30 € que cuesta el programa, es tuyo y para toda la vida.

Tiene la opción de generar mapas aleatorios, o de que lo crees tú desde cero. Dispone, como Inkarnate, de un robusto conjunto de herramientas para crear terrenos, darles colores y texturas y hacer que parezcan un mapa.

También posee recursos gráficos para ayudarte a poblar el mapa. Además, hay una comunidad bastante sólida entorno a este programa, que elabora elementos adicionales y los sube a una web llamada CartographyAssets.com

Los hay de pago, pero muchos otros son gratuitos. En algunos casos puede haber limitaciones a la hora de darle un uso comercial, como puede ser incluirlo en tu libro. Este conjunto de edificios de estética japonesa, por ejemplo, no está autorizada para usos comerciales. Es algo que debes tener en cuenta y de lo que ya hablé en mi entrada sobre cómo conseguir ilustraciones para tus libros

¿Cómo sé si mi mapa de fantasía es realista o no? 

Mi primera recomendación va a ser que tengas unas nociones básicas de geología y geografía: infórmate sobre cómo se forman las montañas, las islas, los ríos y los lagos. También es interesante que investigues un poco sobre cómo se desarrollaron las ciudades en distintas épocas.

Como mínimo, en aquella en la que está ambientada tu historia. Esos conocimientos básicos te ayudarán a evitar errores garrafales que saquen de la historia a tu lector.

También es buena idea ver mapas del mundo real, o los que han creado otros autores y autoras de fantasía antes que tú. 

Si buscas inspiración, te dejo un enlace a una entrada de Carlos J. Guren, en la que habla de sus mapas favoritos en obras de fantasía y que te puede dar ideas, tanto para el aspecto que le quieras dar al mapa como a su fondo. 

¿Te has decidido a autopublicar tu primer libro?

Si es así, no te vayas todavía. ALC&AYA ofrece de forma gratuita, a los suscriptores de su lista de correo, una checklist en la que hemos incluido los errores más comunes que cometen los escritores al autopublicar su primer libro. Consta de tres apartados diferenciados: 

  • Cubierta y portada
  • Formato del libro
  • Contenido del libro

Si quieres conocer cuáles son esos errores, y subsanarlos antes de darle a publicar, puedes unirte a la lista rellenando el formulario más abajo:

Errores comunes al autopublicar tu primer libro

Suscríbete a nuestra lista de correo

* indicates required
Politica de privacidad: *

1 comentario en «5 generadores de mapas para escritores de fantasía»

Deja un comentario